Los Educadores Scouts

El adulto es un Educador Scout. Estas dos palabras unidas dan un sentido distinto al rol:

"El Jefe de Tropa guía al muchacho con el espíritu de un hermano Mayor."

Baden Powell en "Guía para el Jefe de Tropa"

 

Para ser más claros, es ayudar a que cada uno de nuestros niños, niñas o jóvenes puedan:

  • Descubrir el mundo que a la luz de la Promesa y Ley Scout.
  • Asumirlas como escala de valores propia.
  • Mirar el mundo que lo rodea con ojos críticos y comprometidos

 

Bajo este contexto es donde el rol comienza a definirse “educo pero no enseño”. El maestro enseña pues pone énfasis en los contenidos esperando que éstos enriquezcan el conocimiento de cada alumno.

Los Educadores Scouts ponemos énfasis en el proceso. Pues es en él, donde el niño, niña o joven vivencia y se apropia de los valores. Los hace propios por convicción y no por imposición.

No se trata de tener que pasar un examen o agradar al maestro, sino que él o ella encuentran felicidad viviendo el modo de vida scout.

(...)

Hay algunas acciones necesarias, pero no suficientes para ser un Educador Scout exitoso:

  • Vivir los valores que se intenta transmitir.
  • Vivenciar la Promesa y Ley Scout.
  • Desear aprender.
  • Ser observador
  • Aceptar a los demás tal cual son.
  • Habilitar.
  • Motivar.
  • Orientar.

 

Es decir el Educador Scout hace suya la Promesa y la Ley Scout y cada niño, niña o joven advierte que las reglas que rigen para el educador son las mismas que rigen para él o ella.

No se espera que el Educador Scout sea santo o mártir, sino que “haga todo lo posible” como se le pide al niño, niña o joven para cumplirla. Nadie puede ayudar a otros a vivir, lo que no vivencia.

El proceso por el cual el Educador Scout adquiere los saberes, haceres y sentires propios del Movimiento Scout se llama Formación, y ella no sólo abarca el hacer y el saber sino también el ser.

El Educador Scout asume la responsabilidad de saber que es ejemplo para los más jóvenes. Es un ser humano consciente de sus potencialidades y debilidades, con un fuerte compromiso para aceptar trabajar el cambio. De esta forma demostrará a cada uno de sus niños, niñas o jóvenes que él es capaz y ellos también lo son.

(...)

Es esta la verdadera función del educador scout:

Educador Scout = Habilitador

 

Es el adulto reconocido, quien con convicción le dice a otro “Vos Podés”, no porque yo lo digo sino que te ayudo a que lo descubras en cada actividad que haces, en cada gesto, por medio de la confianza que he depositado en vos.

Este niño “habilitado” será capaz de hacer lo mismo con otros y cuando esto suceda con muchos seres humanos el mundo será distinto.

Implica: “Darle los medios para desarrollar la máxima capacidad para dominar el mundo de las realidades materiales y para ser más eficaz la solidaridad humana”. (Tratado de la educación personalizada, Víctor Garcia Hoz)

Ser Educador Scout es tener el poder de cambiar las vidas de nuestros niños, niñas y jóvenes, pero no usarlo, sino cederlo para que sean ellos mismos quienes asuman esta responsabilidad.

Ser Educador Scout es aceptar a cada uno tal cual es, sin críticas ni comparaciones, sin objeciones, respetando las decisiones de cada uno y a la vez siendo un ejemplo inspirador y ofreciendo compañía y límites.

El Educador Scout no impone, el niño, niña o joven deciden los objetivos de los cuales ellos se apropiarán. Él ira a su lado en el camino que ellos decidan para motivar, orientar y contribuir a su evaluación.

Extraído de Documento General de Educación Nro 4 "El rol del adulto en el Programa de Jóvenes" (Scouts de Argentina AC)

Share on Myspace

 

 

Datos del Grupo Scout

Nombre: Calasanz
Nro. de reg. 651, Distrito 2, Zona 19
Laprida 1380 - Rosario
Scouts de Argentina AC

-->